En el comienzo de la convivencia de las familias reconstruidas, las personas implicadas (padre, madre, hijos…) pueden sufrir  emocionalmente.

Para ayudaros aquí van unos pequeños consejos:

1. Ahora que ya todos os conocéis, que  sus hijos y los tuyos  compartieron alguna que otra experiencia  (dependiendo de la edad serán unas u otras) y que decidís vivir juntos, comienza una etapa diferente en la vida de todos los que van a formar parte de la familia.

El único lazo sólido en el entramado familiar es el del amor que la pareja se tiene, a partir de ahí todos están unidos por el hilo de la relación. La tensión y los momentos de crisis van a estar presentes, algunos los hay que superar, y otros prevenirlos.

2. Para prevenir los problemas y facilitar la convivencia debéis establecer una dinámica familiar coherente y honesta que provoque el bienestar de todos los miembros de la nueva familia, todos deben colaborar y exponer sus deseos, sus intereses y los límites que consideran infranqueables.

3. Es importante que en el nuevo hogar todos lo sientan como propio.  Las normas tienen que ser claras para todos y deben estar lo más consensuadas posible.

4. Las parejas deben hablar y encontrar soluciones favorables para los problemas que puedan surgir.

5. No comparar a unos menores con otros, sean propios o de la pareja, eso a la larga provoca rechazo, frustración y baja autoestima.  Valorar a cada uno por sus acciones y corregir, si es necesario, de forma proporcional en el momento adecuado y por la acción concreta.

6. Procurar pasar tiempo juntos, conoceros bien y buscar momentos de felicidad común. Hay cantidad de actividades para realizar juntos: salidas, excursiones, cine, barbacoas y picnics…

¡Ánimo, es una experiencia enriquecedora que os aportará muchas recompensas!

Y el próximo día os daremos unos pequeños tips de convivencia para las familias reconstruidas.

¡¡Muchas gracias!!

 

Translate »
× Hola! ¿Cómo te podemos ayudar?